Entrevista a una pizarra

Hoy nos hemos trasladado a un colegio abierto en 1945, donde aún permanecen contra la pared varias pizarras que se aferran a un tiempo pretérito, reniegan del presente y vaticinan lo peor para el futuro. He aquí el oscuro testimonio de una de ellas: 

Estimado Señor Pizarra, ¿tiene usted nombre de pila?

Solo respondo al nombre de Don Encerado. Nada de Pizarra, ni Tablero, y mucho menos Pizarrita. Un poco de respeto por el mobiliario escolar.

¿Cuándo nació usted?

Qué indiscreción. Pues no lo sé, mire. Yo siempre me recuerdo contra la pared, porque despertamos a la vida cuando nos marcan con tiza por vez primera. Hasta entonces somos placas que no responden a ningún estímulo: ciegas, sordas y mudas.

¿Tiene usted familia?

No, soy soltero. Y agradecido por ello. No hay nada peor para un encerado que tener prole. No puedo imaginarme intentando educar a un pizarrín… Además, en cuanto crecen un poco, se van a trabajar a los bares y solo saben anunciar el menú del día o avisar de que hay café para llevar… Por ahí yo no paso

Pizarrín

Y pareja, ¿tiene usted?

Tuve, pero un malcriado la rayó entera, con nocturnidad y alevosía, y en la escuela tuvieron que renunciar a sus servicios. Desde entonces no he vuelto a pensar en el amor.

¿Se alimenta de algo?

Cada vez que un alumno o un profesor borran la pizarra, yo me nutro de lo que han escrito, sea un árbol sintáctico perfectamente ramificado o una ecuación mal resuelta. Esto último se me suele indigestar.

¿Cuáles son sus aficiones, a qué dedica el tiempo libre?

A chivarme. Mi momento más feliz del día se produce cuando el profesor le pide al alumno más aplicado que vigile a los demás y apunte sus nombres. En realidad soy yo el que se los susurra al oído. También me gusta hacer chirriar a las tizas de los profesores que tienen mala letra.

¿Tiene algún vicio?

Disfruto mucho dando miedo. Los niños, sobre todo los púberes, se asustan mucho cuando el maestro les ordena escribir en mi superficie. Les impongo.

¿Qué es lo que más le desagrada?

Me disgusta el alumnado actual, que es incapaz de quedarse quieto mirándome más de dos minutos seguidos. A mí me gusta la rectitud, cuando escribían en mí la fecha con caligrafía impoluta, cuando se me trataba con respeto y veneración.

¿Qué opina de las tizas de colores?

Son espantosas, un invento del diablo, como la música pop de los ochenta. 

¿Cómo ve su futuro?

Negro fangoso, como mi cuerpo. El día que menos me lo espere, una pizarra digital me pasará por encima, literalmente. Yo me quedaré enterrado debajo, y será como haber muerto en vida.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s