Propósitos bailongos

Este año he querido ser diferente. Más torneada. Más ligera. Más esbelta.
¡He querido ser una Barbie deportista y hacer ejercicio por fin!

Después de sufrir los achaques de una rutina frente al ordenador, y entender a la perfección aquello de “tengo los miembros desencajados y el fémur tengo muy dislocado”, he decidido que tanta contractura no era sana para un cuerpo de 26 años.

“¿Cómo estaré cuando cumpla 62?”, pensaba con vehemencia mientras mis huesos y tendones rechinaban como bisagras. “Crujiente y ondulada cual patata”, era la respuesta inmediata. 

Por eso, hace un mes me propuse ir a nadar, aunque la copla no duró mucho. Para ir a la piscina hacen falta el bañador, el gorro, las gafas y demás parafernalia, amén de ganas de salir del agua y devolver todo ese mejunje empapado a la mochila. 

Lo siguiente fue apuntarme clases de zumba, que ahora está muy de moda. Voy allí antes del amanecer, cuando la luna se espeja sobre la ciudad y vierte su brillo plateado sobre los paseantes, que, como yo, le lanzan improperios y reclaman la salida del sol a unas horas algo más tempranas. 

Por suerte, lo de bailar me gusta. Es la única forma que he encontrado de hacer deporte sin bufar. La música me aviva el espíritu, y tener que seguir una coreografía me distrae de pensamientos agoreros.

Por esta razón, no entiendo a quienes practican el running, que parece que mola más que decir footing o, simplemente, ir a correr. ¿Qué disfrute les proporciona sentir el aire frío cortando sus fosas nasales mientras sus piernas golpean el suelo una y otra vez en monótono ostinato? 

Lindy-Hop_02-06-14-02-49-12Ahora, mi cabeza en centrifugado perpetuo tiene otra modalidad danzarina en mente: se llama lindy hop y se baila a ritmo de swing. Es una música que me encanta, así que no descarto apuntarme a clases y contarte la experiencia bailonga. 😉

En una futura entrada, también te explicaré cómo una persona nada deportista como yo ha logrado asistir a zumba a intempestivas horas matutinas. Te prometo que no tiene nada que ver con la fuerza de voluntad. Se trata de una forma de obligarme mucho más mundana, ¡pero mil veces más eficaz!  

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Propósitos bailongos

  1. Pingback: Don’t be “moñas”, it’s Monday!!! | Té y letras

  2. Pingback: Hopper grasshopper | Té y letras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s