La hermana pequeña

En mi grupo de amigos del colegio se ha dado una casualidad muy curiosa: todos somos hijos únicos o hermanos pequeños (vamos, que somos una pandilla de mimados). 

Spice Girls

5 locas dándolo todo

En mi caso, mi hermana me lleva 8 años. Ella es de la generación de la EGB, que creció viendo “Verano azul”,  escuchando a “Europe” o los “New Kids on the Block” y pegando pósters de Brad Pitt en las paredes del cuarto.

Yo, en cambio, atravesé la primaria con “Los Simpson”, “Aladdín” y la música de las Spice Girls (mi favorita era Emma porque me molaban sus coletas, fin del inciso). 

¿Qué hizo que mis padres nos trajeran al mundo a ambos extremos de la década de los ochenta?

La leyenda dice que fue la pereza paterna, y me lo creo. Me pasé dos años teatralizando llantos hasta que conseguimos tener un perro, y mi hermana estuvo bastante tiempo pidiéndome a los Reyes Magos hasta que su solicitud fue tramitada (la burocracia siempre ha sido lenta). 

Pero al fin aparecí, con la cabeza abultada a lo Mars Attack por culpa del fórceps y dispuesta a amargarle la vida a la primogénita.

¿Qué andarás tramando, enana?

¿Qué andarás tramando, enana?

Las crónicas narran que pintarrajeé sus cuadernos y destrocé su Nancy de la comunión. Además, las fotos revelan que me dedicaba a tirarle de los cabellos sin compasión mientras la pobre sonreía con una mueca de dolor al objetivo. 

Al parecer, también hundí su ansia de dulce diciendo que no podía comer chucherías por culpa del aparato dental. Y porque le salían granos. Era más mala que un gremlin al que le vierten agua encima. 

Ella, a cambio, me daba órdenes con porte marcial y se quejaba a mi madre a voz en cuello cada vez que yo le tomaba el pelo (de forma figurada, esta vez). 

 Ahora que yo soy un dechado de bondad y que ella no me saca tres cabezas, nuestra relación fraternal es muy buena. Si no nos tuviéramos la una a la otra, ¿con quien reírnos de los despistes maternos o de las manías paternas? 🙂 

Anuncios

Un comentario en “La hermana pequeña

  1. Pingback: Enana malvada | Té y letras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s