Microcuento, Microrrelato

La S

La “ese” salió sigilosa del alfabeto porque necesitaba un poco de sosiego. Les había solicitado a las letras restantes que guardaran silencio a la hora de la siesta, pero vocales y consonantes la habían desafiado con sus sonoras risotadas. Estaba visto que eran insoportables y que no sabían mantener la compostura.

 Se fue el sábado siete de septiembre a las seis de la tarde. Tardó un segundo en hacer la mochila, que cargó a su espalda sin mirar atrás. Su primer destino fue Estocolmo. Después, cuando se cansó de las islas suecas, se fue seseando a Sevilla, pero la abrasó el abrazo del sol.

 En los Alpes encontró su ansiado destino, y cerca del lago Constanza se casó con una “ese” alemana. Vivieron en simbiosis para siempre, haciendo eslalon sobre unos esquís que dibujaban serpenteantes surcos en la nieve.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s