Bollo de mantequilla

La señora entra en la panadería y pide una barra de pan. Deja pasar dos instantes, y añade: “y un bollo”. Paga y se aleja despacio, arrancando con los dedos pedacitos del pastel y llevándoselos a la boca, uno tras otro. Su paladar se va llenando de azúcar y mantequilla, y la casa vacía de su estómago de la placidez de recibir una visita tan dulce, mientras fuera sigue lloviendo. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s