El tema del apotema

Hoy es uno de esos días en los que el tema para un artículo no ha anidado en mi cabeza de pájaros. Así ocurre, sí, las ideas son embrionarias, y en mi caso germinan rápido, sin necesidad de forzar el proceso. Si tengo que hacerlas brotar, suelen salir demasiado encorsetadas, no fluyen igual.

Así que si me disculpan, queridos lectores, aguardaré a que vuelva la inercia que tenía cogida, producto de escribir cada día poco después de levantarme, porque era la que hacía que las palabras afloraran como ramilletes en primavera.

Ya que me ha dado, ilusa de mí, por detener esa rutina pensando que no afectaría a mi caudal, lo que ha dado lugar al estreñimiento creativo y el vacío subsiguiente, os ofrezco esta reflexión sobre lo elusiva y pilluela que es la mente, que viene a ser una forma de revolcarme en el propio fango de la sequía.

Y de paso, como podéis comprobar, me he sacado un artículo de la manga, porque en este mundo de locos hasta la ausencia de tema es tema, ¡ea!

Anuncios

Un comentario en “El tema del apotema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s