Sin categoría

Abril, sorpresas mil

Querido diario bloguero (blogario, a partir de ahora):

Hoy he salido de un bar, eran ya las 21:30, y aún no había anochecido. Después de los días de lluvia, ese cielo despejado y tan insolentemente azul me ha hecho sonreír. Me he sentido veraniega y ligera, deseosa de andar, de no abandonar la calle para refugiarme entre las cuatro paredes de casa.

El aire era tibio, casi sobraba la chamarra, y además traía aromas de costilla asada, vete tú a saber de dónde, como una promesa de parrillada estival, de días de sol inclemente y crema bronceadora. 

Abril es así, desconcertante, en ese baile de grados y de humores. Es como si nos lavase por fuera y por dentro a base de agua para que los próximos meses puedan brotar fértiles y alegres y seamos capaces de seguirles el ritmo. ¡Estoy expectante!  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s