Inspiración

Impregnarse de sensaciones

Navegar en internet

Saborear cada instante

Pasear sin rumbo

Imaginar otros mundos

Reír sin contención

Admirar el entorno

Cuidar los detalles

Inventar nuevas posibilidades

Olvidar los límites

Nutrirse de experiencias

Anuncios

Puntos suspensivos

Ayer andaba yo practicando la escritura libre y pensando en la historia de un signo de puntuación. No me preguntéis por qué, pero hago este tipo de cosas para despertar mi creatividad y echarme unas risas. 😀

El caso es que escribí la historia de los puntos suspensivos, a ver qué se me ocurría. Pensé, entre otras cosas, que los puntos suspensivos eran en realidad un punto seguido, un punto y aparte y un punto final de un texto que el escritor había borrado y que les había asignado esta nueva función. Los puntos, claro, se veían obligados a convivir, a llevarse bien y a generar suspense. 

Y entonces, avatares de la vida, me entró la curiosidad por ver si en Youtube había algún vídeo relativo a los puntos suspensivos y a su uso. No esperaba, ni mucho menos, dar con un poema tan bonito como este de Sabina, que narra una ruptura y habla de lo triste que es cuando a un punto no le siguen dos puntos suspensivos, pues eso supone que la historia amorosa ha llegado a su fin.

Él lo cuenta mucho mejor que yo, así que escuchad, ¡y disfrutadlo!

Sin medida

Medimos.

Medimos el número de palabras que escribimos.

Los pasos que damos.

Los minutos que dedicamos a trabajar,

y los minutos que dedicamos al descanso.

Medimos las páginas de un libro.

Los días de la semana.

Los días que faltan para las vacaciones.

Medimos lo que dura un trayecto.

Las tareas que hemos tachado.

Lo que hemos tardado en terminar los deberes.

Las horas que faltan para que suene la alarma.

El tiempo que nos queda,

ese no lo queremos medir,

pero nos lo pasamos

midiendo sin medida.

El bosque del recuerdo

Recuerdos recurrentes.

Recuerdos ordenados.

Recuerdos en la punta de la lengua.

Recuerdos resistentes

al agua del olvido.

Recuerdos enmarcados.

Recuerdos olfativos.

Recuerdos camuflados.

Recuerdos «me sorprende que te acuerdes».

Recuerdos programados cada año.

Recuerdos enterrados

como el cofre del tesoro.

Recuerdos de uno mismo, que era otro.

Recuerdos «qué ha sido de nosotros».

Recuerdos que han sido manipulados.

Recuerdos «casi lo había olvidado».

Recuerdos que te envían de otros bosques.

Recuerdos que la memoria ha borrado.